¿Cómo empecé mi dieta basada en plantas y por qué?

Quien en algún momento ha considerado o consideró dejar a un lado la proteína animal y sus derivados puede tener una razón diferente, sea por amor a los animales, por el medio ambiente, porque está convencido que es nocivo para la salud, por alguna clase de enfermedad etc.

Desde hace unos años, en búsqueda mi bienestar y equilibrio entre mi cuerpo y mi salud, me metí en el cuento de la cocina y la alimentación consciente, lema y concepto que sigo trabajando. En el camino, y como designio de la vida, trabajé en una fundación ambientalista, trabajo que he hizo cambiar mi perspectiva hacia el mundo, empecé a ver mi rol como ser humano, un poco menos egocéntrico y egoísta, a entenderme como parte del planeta, y ver que mis actos y mis decisiones diarias no solo impactan mi vida y la de mi familia si no también el mundo entero, empezando con la alimentación.

Un día llegué a la oficina y uno de mis jefes me mostró un artículo que hablaba sobre el efecto negativo y enorme, que tiene la industria ganadera sobre el cambio climático que estamos viviendo.

Y recuerdo que me dijo algo como, “si en realidad nos consideramos ambientalistas, deberíamos empezar a cuestionar nuestro consumo de carne animal”, esa frase se me quedó grabada y empecé a investigar sobre el tema.

Lejos de aburrirlos con cifras y mil razones ambientales y científicas, que hay en contra de esta industria (que además es solo buscar cualquier documental y empezar a corroborar evidencia para saberlo) entendí que nuestro sistema nos lleva a un consumo industrial y desmedido de muchos recursos naturales, lo cual como consecuencia arroja el desequilibrio natural del planeta que habitamos, por ende, empezamos a ver enfermedades, escasez de alimentos, de recursos, etc. Llevándonos así, a poner nuestra propia especie en peligro.

El caso es que todas estas ideas siguieron rondándome y cada vez me documentaba más, empecé y convencí a mi esposo, que bajáramos el consumo de carne, haciendo un día vegetariano, y empezamos a notar un cambio positivo en nuestro ánimo y en nuestro cuerpo ese día. Así que pasamos de un día vegetariano a dos, y luego a tres. A este punto, empezamos a preguntarnos si era saludable y posible cambiar nuestra dieta por completo, y nos dimos cuenta (llámame ignorante o como quieras, pero no lo sabía en ese momento) que existía evidencia científica y casos de éxito de personas que comían solo a base de plantas, completamente saludables y que por años han llevado esta dieta sin contraindicaciones. Ahí pasamos a comer de lunes a viernes solo a base de plantas, hasta un momento en el que definitivamente ya no nos dieron ganas de volver a comer ninguna clase de carne animal.

Después de eso, también vi que podía existir el riesgo de no estar llevando bien la dieta, así que nos asesoramos con ayuda profesional por nutricionistas y de manera responsable llevamos un control de nuestro estado salud con el cambio de dieta, y todo ha salido perfecto.

Lo más difícil de cambiar tu dieta a basada en plantas, es dejar derivados como el queso, que debo confesar aun todavía consumimos esporádicamente en paseos y viajes, nunca lo consumimos a diario como antes, y no hace parte de nuestra alimentación, pero si estamos en algún lugar y nos antoja lo hacemos. Así como tampoco rechazo comida en la casa de alguien donde he sido invitada y no saben qué no como productos animales.

La verdad no somos estrictos, hemos dejado que el cuerpo nos hable, y no hemos querido ser radicales porque tampoco creemos en una vida llena de prohibiciones, mas sí en ideas e ideales llenos de convicción que poco a poco hemos ido construyendo. Ha sido un proceso de dos años, que lo hemos llevado a nuestro gusto, pero con responsabilidad, siendo conscientes de lo que hacemos, lo que comemos, y sobretodo, nos ha servido para priorizar, y conocer nuestro rol en esta vida.

Espero que te haya sido útil mi historia, nuestra historia, pues, así como no considero que todo el mundo deba tener mi opinión y mis hábitos, si creo firmemente que las personas que nos sentimos capaces de hacer algo más por equilibrar esta balanza, lo hagamos.

 

Publicado por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s